Muere el guionista y productor Norman Lear, leyenda de la televisión, a los 101 años | Televisión

Norman Lear, el hombre que revolucionó la comedia televisiva en los años setenta, ha muerto este martes a los 101 años en su casa de Los Ángeles, según ha comunicado su familia. Fue el hombre detrás de algunos de los mayores éxitos de la pequeña pantalla en los setenta y ochenta, con títulos como Todo en familia, Maude, Día a día o Los Jefferson. En 2021, los Globos de Oro le homenajearon con el premio Carol Burnett y en su carrera ganó seis premios Emmy.

Lear fue pionero en introducir comentarios políticos y crítica social en las sitcoms. Desde que empezó a trabajar en la televisión en 1954, demostró que el humor no está reñido con abordar temas serios, y que esa combinación podía atraer a millones de espectadores ante la pantalla. En sus guiones se combinaban reflexiones y comentarios sobre el racismo, el aborto, la homosexualidad, la guerra o los derechos de las minorías, temas que hasta el momento no se abordaban en las comedias televisivas.

“Norman vivió una vida de creatividad, tenacidad y empatía. Amaba profundamente nuestro país y empleó su vida en ayudar a preservar sus ideales fundacionales de justicia e igualdad”, dice su familia en el comunicado en el que ha anunciado su fallecimiento.

En 1968 logró una candidatura al Oscar por el guion de la película El novio de mi mujer. Poco después, en 1971, estrenaría una comedia televisiva basada en una serie británica sobre un hombre conservador de clase media y su peculiar familia, Todo en familia, que se convirtió en un éxito inmediato de audiencias que se mantendría en antena durante 207 episodios. Ejemplo de ese afán de Norman Lear por incluir asuntos serios en sus comedias fue que dos episodios de esta serie giraron en torno al intento de violación que sufría la mujer del protagonista. Todo en familia fue el germen de siete series derivadas, un récord en la televisión.

Entre 1975 y 1985 se emitió Los Jefferson, que seguía el día a día y las dificultades a las que tenía que hacer frente una familia negra. Los protagonistas de Good Times también eran negros y en sus tramas abordaban la pobreza y discriminación que sufrían. El personaje central de Maude, otra de sus producciones, era una mujer feminista interpretada por la chica de oro Bea Arthur. Estos son solo algunos ejemplos de cómo Norman Lear trajo la comedia a la realidad social y política del momento. “No puedes cambiar la opinión de la gente, pero sí obligarlos a pensar”, decía Lear sobre su ambición por ir más allá en sus series, algo que incluso le puso en el punto de mira de Nixon por su posicionamiento en contra de la guerra de Vietnam y por tratar en sus series la homosexualidad.

Otro ejemplo es la comedia Día a día, centrada en una familia cubana en Los Ángeles. La serie original se emitió entre 1975 y 1984, y recientemente, en Netflix, tuvo una nueva versión, también con Norman Lear al frente de la producción, emitida entre 2017 y 2020, y por la que desfilaron temas como el síndrome postraumático, el tratamiento a los militares retirados, la identidad sexual, la religión, el racismo o la inmigración. Lear ha fallecido con varios proyectos en marcha, como nuevas versiones de sus comedias Mary Hartman, Mary Hartman y Good Times.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE

You may also like...